amor-o-temor
mantra

Tu nombre, tu mantra de poder

Hoy es el día de mi santo y quiero invitarte a hacer una reflexión acerca de tu nombre.

¿Hay algo más personal que tu nombre?  Tu nombre contiene tu vibración personal y resuena con “quien tu eres” Es nuestra primera seña de identidad, cuando naces en este mundo el primer sonido cargado intencionalmente es tu nombre. En ese momento te es entregado como un regalo. Tus padres, que te adoran, están otorgándote el regalo de un nombre que crecerá contigo durante la vida y se convierte en tu “cianotipo”, tu copia exacta.

Nuestro nombre dice mucho de nosotros, conocer todo lo posible acerca de tu nombre, nos ayuda a conocernos mejor y reconocer nuestra identidad.

¿Conoces la razón de porqué eligieron tu nombre? Para poder estar en paz con él y habitarlo con comodidad es fundamental conocer el cómo, el quien y el porqué de la elección de tu nombre.

Tanto si te gusta tu nombre como si no, siempre continuará siendo el regalo que te fue dado en el momento de tu nacimiento. Para algunos el regalo no contiene ninguna programación y ofrece una vibración limpia y una oportunidad para empezar desde cero. Para otros el regalo conlleva ciertas vibraciones que es necesario limpiar y sanar.

Seas o no practicante de yoga, seguro que alguna vez has adoptado la postura de unir tus dedos pulgares e índices (mudra) y pronunciar el sonido OM, indicando tu estado Zen o la necesidad de conectar con  algo más potente, que te ayude a no saltar a la primera de cambio.

Este sonido es un mantra, es una vibración que te ayuda a llegar a un estado de calma y si lo mantienes en el tiempo, alcanzarás un estado meditativo.

Esta vibración ayuda a la concentración y sobre todo nos ayuda a conectar con nuestro ser interior, desde el punto de vista etimológico un mantra es una herramienta de protección del espíritu, ¿se te ocurre una forma mejor de protegerte y conectar contigo que a través de tu nombre?

Tu nombre es tu mantra. Es uno de los caminos de tu viaje de vuelta a casa hacia el amor a ti mismo. Habrá muchos sonidos en el mundo que te impactarán, pero ninguno tan grande y poderoso como el sonido de tu nombre.

¿Cómo te sientes al pronunciar tu nombre? ¿Y cuándo lo escuchas? Te leo en los comentarios.

Te propongo un ejercicio que puedes hacer a diario.

Colócate enfrente del espejo y mírate a tus ojos reflejados en él. Intenta no juzgarte ni perderte en consideraciones negativas sobre tu reflejo. Suaviza tu mirada y relaja tus músculos faciales. Presiona tus pies firmemente en el suelo y conéctate con la tierra. Estabiliza conscientemente tu respiración equilibrando el ritmo de tu inspiración con el de tu espiración. Todo esto te mantendrá en el ahora, momento presente. Cuando te sientas preparado empieza a cantarte con suavidad tu nombre y sigue cantándolo repetidamente, siempre delante del espejo y sin perder el contacto visual con tus ojos. Al principio, si te resulta demasiado difícil cantar tu nombre, puedes decirlo en voz alta alargando la última sílaba. Continúa repitiéndolo y muy pronto encontrarás tu ritmo y melodía. Mírate dulcemente a los ojos permitiendo que surjan tus emociones, sean cuales sean, y déjalas que se alejen. Continúa cantando tu nombre e intenta no mantener ningún pensamiento durante mucho rato. Deja que el sonido haga su trabajo. Si necesitas cantar más fuerte, hazlo acordándote siempre de mantener la mirada puesta en tus ojos.

Puede que te sientas incomodo/a al principio y que te preocupe que puedan oírte. Relájate y recuerda que es un regalo para ti, una experiencia íntima y, con un poco de práctica, pronto disfrutaras de estos encuentros sagrados contigo mismo/a.

Continúa hasta que sientas que has tenido suficiente, no fuerces nada. Incluso si cantas tu nombre durante un minuto al día, ¡ya es bastante!

 

Bibliografía: ¡Libera tu voz, sana tu vida! De Michele Averdard

Ayúdame a compartir este contenido

Inmaculada González

Inmaculada González

Soy Inma González. Comparto contigo recursos para que juntos aceptemos la muerte como un proceso natural de la vida. Ayúdame a compartirlos y hacer que todos aprendamos a vivir con Amor el duelo y la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable>>> Inmaculada González.
Finalidad>>> Gestionar el comentario que dejes aquí después de leer el post.
Legitimación>>> Consentimiento del usuario.
Destinatario>> Los datos que me vas a facilitar a través de este formulario de contacto, van a ser almacenados en los servidores de Webempresa, mi proveedor de email y hosting, que también cumple con la ley RGPD. Ver política de privacidad de Webempresa> https://www.webempresa.com/aviso-legal.html
Derechos>>> Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos personales escribiéndome a hola@amorotemor.com.

Artículos relacionados

Duelo

Como se realiza la gestión del cambio

En mi trayectoria profesional en el área de IT se usa con bastante frecuencia eltérmino” gestión del cambio” para hacer referencia a las instalaciones yactualizaciones de software, así mismo en el área empresarial, se usa parareferirse a los recursos humanos y su capacidad de adaptación a los nuevosretos. También se usa frecuentemente el término “crisis”,

Leer Más »
Ejercicios

“Cada día tu tiempo vale más porque te queda menos.”

¿Cual es tu relación  con el tiempo? Vivimos con la sensación  de que es un bien escaso, de no disponer de mucho para hacer todo lo que nos gustaría, de ir corriendo para llegar a TODO, con el ‘no me da la vida’ siempre por delante. Así van pasando las horas, los días, los meses

Leer Más »
Del cambio a la transformación
Duelo

Del cambio a la transformación

¿Qué es lo primero que viene a tu mente cuando hablas de cambios? En mi caso, pereza, porque implica un esfuerzo obligado a colocarte en una nueva posición en el ámbito de la vida, donde acontece ese cambio. Es una reacción ante una situación exterior que implica una necesidad de adaptación lo cual genera resistencia.

Leer Más »

“Cómo gestionar el miedo para crear un estilo de vida coherente con tu esencia”

Ir arriba